martes, 1 de marzo de 2016

Los sketches literarios de Alejandra Parejo

Los hechos usuales pueden guardar secretos maravillosos. A veces lo que parece ser previsible, resulta más profundo y atrevido que una rutina vacua. Apenas un giro de las intenciones, una complicidad o picardía, o incluso una cobardía cambian el curso del destino. Así son las historias de la escritora y fotógrafa venezolana Alejandra Parejo, que en su brevedad establece la contundencia del desenlace.

Generalmente sus cuentos incluyen a muy pocos personajes. La relación de pareja, aunque sean sólo dos puede tener la complejidad de toda la humanidad. Los personajes alternos son necesarios en las pistas y ambientación de lo que sucede, y finalmente, el lector es uno más de esos personajes que terminan por comprender que todo es posible aún en la ficción, y más todavía en la realidad que vivimos cada día.

Alejandra Parejo tiene un sentido del humor envidiable, que muchas veces refleja en sus historias. Y es por esa sencillez en el lenguaje y la trama que el lector llega a preguntarse  cuán de cierto hay en cada relato que ofrece a sus lectores. ¿serán sus propias vivencias o la de sus amigos las que recrea o es la imaginación lo que le divierte? Realmente ni es necesario responder a esa pregunta. Ella los llamó “Cuentos para pasar el rato”, pero ese rato nunca pasa, se queda en la interpretación, en la duda, en la escena recreada con nuestra memoria cinematográfica.

El prólogo de su libro es del escritor venezolano Gustavo Valle (Premio de la Crítica de Novela 2014), quien dice: “Alejandra Parejo es una cazadora de imágenes y de pequeñas historias cotidianas. Su ojo y su escritura suelen posarse sobre personajes que están como arrancados de un evento en apariencia intrascendente, donde no hay ni un antes ni un después sino la pura duración de un instante. Un instante decisivo, muchas veces vertiginoso, marcado casi siempre por los temas que le son afines: las relaciones de pareja, las traiciones, el amor ocasional, la soledad, y no pocas veces la irrupción de un trágico desenlace o un elemento sorpresivo que otorga una vuelta de tuerca al destino de los hombres y mujeres que retrata. Los cuentos de Parejo son extremadamente concisos y en la brevedad está su marca de fábrica. Una mínima extensión que funciona como la compactación de una estampa o postal, o como los cuadros arrancados a una película de la cual poco sabemos y poco sabremos en definitiva...”.

Foto: Alejandra Parejo
Ciertamente, su narrativa guarda el estilo perceptivo similar al de un fotógrafo que captura un momento. Sólo que sus imágenes tienen un antes y un después en la escritura.

Siempre pensé que los relatos de Alejandra Parejo eran la solución perfecta para distraerse en un subterráneo entre una estación y otra. Pero no estaba en el submundo el lugar para tantas historias. Aspiraban a algo más y ahora son internautas a la disposición de los lectores de todo el mundo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada