jueves, 25 de abril de 2013

Les cuento de Rubén...


Conocí a Rubén Martínez Santana en la Universidad Central de Venezuela, cuando estudiábamos juntos Comunicación Social. He sido si se quiere una "observadora" de su trabajo. Rubén es de esas personas que nacen con una clara vocación. Escuchó su voz interior y la sacó a través de la música y la imaginación.

Cuando emergían grupos de narración oral, con la guía de Francisco Garzón Céspedes, en los primeros años de la década de los 80, se unió a José "Cheo" Carvajal, Gilda Beraha y Manuel González para contar sus propias historias y las de otros en  los "Cuentos bajo la sombra". Uno de esos cuentos breves, que se quedó en mi memoria, lo dijo Gilda: "Esta mañana todos, absolutamente todos, amanecieron con granos de azúcar en los labios. Pero sólo se dieron cuenta aquellos que al despertar se besaron".

Pasaron muchos años, cuando volví a ver su trabajo, esta vez desde el lado dramático y musical en un homenaje a Carlos Raúl Villanueva, llevado a escena en la propia Aula Magna de la UCV, bajo la dirección de Armando Carías, "Maravillanueva". También he leido algunos de sus libros:"Carruselimbo Circus Mágica" y "Sopotocientos Problemas Difáciles -y un Secreto".

Pasaron otros años más para volver a ver a Rubén, contando cuentos para adultos. Mientras describía a una bruja asquerosa, de la nada aparecía ese personaje frente a nosotros...fue mágico. Dibujar en el aire con las palabras y sus movimientos...

Y todo este resumen sobre mi lejano amigo Rubén, es una mera introducción para presentar el verdadero motivo de esta nueva entrada en el blog: El homenaje que él le hizo a un venezolano sin par en este mundo: Armando Reverón.





"Un sencillo homenaje a Armando Reverón, mago de la luz, artista plástico venezolano. Jesús Ruiz canta y toca la mandolina. Geniver Eduardo toca el bajo y el cuatro. La guitarra es interpretada por el autor de la canción, Rubén Martínez Santana. "Autorretrato con muñecas (barba y pumpá)" aparece en CALICANTO, disco editado en 2009", dice Rubén.



3 comentarios:

  1. Armando Romero7 de agosto de 2013 13:20
    Estimada Inger Pedreañez,
    siento aprovechar este espacio para pedirle una aclaración. En una de sus columnas, donde se dirige a un amigo Ruben, usted señala lo siguiente:
    Cuando emergían grupos de narración oral, con la guía de Francisco Garzón Céspedes, en los primeros años de la década de los 80, se unió a José "Cheo" Carvajal, Gilda Beraha y Manuel González para contar sus propias historias y las de otros en los "Cuentos bajo la sombra". Uno de esos cuentos breves, que se quedó en mi memoria, lo dijo Gilda: "Esta mañana todos, absolutamente todos, amanecieron con granos de azúcar en los labios. Pero sólo se dieron cuenta aquellos que al despertar se besaron".
    Bien, quiero aclararle que esa es la parte final de un cuento corto mío,´publicado orginalmente en México en 1972 y luego en Venezuela.
    Usted podra encontrar el cuento completo si entra el internet, google, y escribe: Azucar en los labios armando romero.
    Por si necesita mayor aclaración le dejo mi correo electrónico:
    armando_romero@msn.com
    Mil gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Armando, es un aporte adicional al texto, dado que mi recuerdo es escuchar a Gilda contando esa frase y bien valioso es conocer el autor de un final que se queda guardado en la memoria por tantos años. Buscaré el cuento completo.

      Eliminar
  2. He buscado el cuento de Armando Romero, y aqui lo comparto, para mayor detalle:

    Azúcar en los labios


    Desde la mujer del tendero hasta Conchita la pelirro­ja, y desde Jesús el zapatero hasta Roberto que dirigía la escuela, todos, sin excepción, amanecieron con un terrón de azúcar en la punta de los labios. Sin embargo, los úni­cos en enterarse de lo sucedido fueron los que se besaron por la mañana.

    Y si quieren leer más de este escritor, les dejo el enlace:

    http://circulodepoesia.com/nueva/2009/09/foja-de-poesia-no-068-armando-romero/

    ResponderEliminar