miércoles, 21 de mayo de 2014

Una carta que aún no llega


Es una lástima que hace veinticinco años no existiera Youtube.  Hoy podría buscar la puesta en escena original de El Coronel no tiene quién le escriba, dirigida por el mismísimo Carlos Giménez  y Rajatabla, para comparar el éxito de cartelera de ayer con el renovado montaje de hoy.

Foto: Elvira Isabel Prieto
Vale decir que Aura Rivas es tan natural en la obra, fluye en sus diálogos y movimientos con tal realismo que luego no me sorprende saber que es la misma actriz que en aquél entonces Giménez invitó a ser la esposa del coronel. Maravillosa en todo sentido de su profesionalismo.


La escenografía fragmentada, los planos contrapuestos, la multidireccionalidad del paisaje y el desplazamiento de la muerte a lo largo de la trama son parte de la magia de esta obra. Este personaje, que llega a hablar cuando se cuela como el espíritu del hijo ya desaparecido, intimida en su presencia,  persigue, espera, se refugia, observa paciente el desenlace. Junto con Aura Rivas, fueron para mí, los imanes de la noche.

El agua como referente: la lluvia, los baños, el agua como desecho, el ritual y la decadencia se dibujan tan precisos como el diálogo. Impresionante la escena de la pelea de gallos.

Foto Elvira Isabel Prieto
Rajatabla sacudió el polvo a los éxitos que le llevaron a recorrer al mundo con El Coronel no tiene quién le escriba. Más allá de Gabriel García Márquez, de su muerte, de su homenaje, los actores apuestan a las tablas y a los aplausos que una lejana vez los cubrió de gloria.

A falta de ese espejo retrovisor que permita ver las dos obras atravesar el tiempo, queda un testigo en el público, que concluye que es tan buena la interpretación de hoy como la de ayer. "Yo la vi en su primera vez, y ésta es igualita", dijo satisfecha mientras se alejaba. Me habría gustado ver la de Carlos Giménez, y esa curiosidad por el pasado, merece sentarse en la butaca de estos días.






Nota adicional:
 
EL CORONEL NO TIENE QUIEN LE ESCRIBA, versión teatral de la aclamada novela breve del recientemente fallecido Gabriel García Márquez, tendrá dos funciones adicionales  en el Teatro de Chacao, el próximo domingo 1 de junio, a las 2pm y 6 pm. 
La obra está dirigida por José Pepe Domínguez, en el personaje del Coronel figura Francisco Salazar, uno de los primeros directores del prestigioso Taller Experimental de Teatro (TET). La primera actriz Aura Rivas asume el rol de la esposa, la Coronela. La música original de Federico Ruiz, vestuario y escenografía original Rafael Reyeros, la realización del vestuario de Raquel Ríos, y la realización escenográfica de Ramón Pérez Pina, se integran en esta propuesta teatral del Grupo Rajatabla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada