domingo, 13 de abril de 2014

Pelo Malo llega a los cines de Venezuela

Finalmente llega a Venezuela la película Pelo Malo, luego de haber merecido en 2013 La Concha de Oro a la Mejor Película en el Festival de San Sebastián, además de otros diez premios de diversos festivales internacionales, que destacan no sólo la dirección y el guión, sino también el trabajo actoral. El estreno de esta obra, escrita y dirigida por Mariana Rondón y producida por Marité Ugas, ambas socias y fundadoras de Sudaca Films, fue anunciado para el 16 de abril.

Cuando la guerra de los juegos de niños tiene como fondo musical las balas reales del vecindario, tal parece que la infancia emigra a una frontera donde la violencia como rutina sobrepasa la fantasía y aplasta los sueños. La foto para el álbum escolar, es la corriente que arrastra esta historia: mientras la amiguita de Junior, quiere verse como una miss triunfadora, él sueña con ser un cantante, pero para ello, primero debe transformar su pelo ensortijado, que ni la mayonesa ni el aceite pueden domar.
Tomada de la pagina oficial: www.pelomalofilm.com
Marta, la madre de Junior, es una viuda ensombrecida por sus propias frustraciones y fracasos, luchando por recuperar su empleo, y con otro bebé que mantener. El desprecio de la madre crece como la obsesión de su hijo por alisarse el pelo. En esta película, la violencia no es sólo una acción, sino un estado de ánimo.

Pelo Malo fotografía en sus escenas varios iconos del oeste de la ciudad. Cada toma es un suspenso, un momento que acecha en la desconfianza que nos habita. Y pasan los días de estos personajes entre la carencia de afectos y la necesidad de salvarse de alguna manera. Es la relación entre una madre que reprocha a su hijo porque proyecta su propio fracaso, una abuela que sólo aspira tener a alguien que la cuide. La relación del hombre con la ciudad serpiente, que se traga las horas en el tráfico, la relación del niño que trata de encontrar el afecto, mientras apura sus pasos en el vecindario. 


Ya lo ha dicho la propia Mariana Rondón: "Esta película habla del respeto a las diferencias...Cuando se pierde ese respeto se puede llegar al desencuentro... Hablo de un estado de ánimo herido... Lo que me ha sorprendido, recorriendo distintas ciudades del mundo con esta película, es lo universal de esas diferencias... Tengo personajes muy complejos... Quise filmar en Caracas, en esos edificios que se construyeron a finales de los años 50 y que es una herencia de Le Corbusier, de una ciudad utópica, que no revisamos, no reevaluamos, ni permite repensar las utopías sociales". Una acotación: la urbanización 23 de enero fue obra del arquitecto Carlos Raúl Villanueva, inspirador en el concepto modernista del arquitecto francés. 

En la película quedan los símbolos de esa urbanización, los resultados de la convivencia en superbloques. Como el diálogo de los dos niños de 9 años, que se escucha en el trailer de la película: "Vámonos...¿por qué?...Porque aqui violan...A ti no te van a violar, tú eres gorda...". La película también tiene sus momentos de humor y frescura, que son necesarios, como la vida misma.

Pelo Malo ya se está exhibiendo en Francia, España y Suiza, y próximamente irá a Brasil. Ahora la tenemos en Venezuela. Ir a verla, más que una oportunidad, es tener la valentía de lidiar con nuestra propia intolerancia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada